Mi sobrino mayor me regaló esta acuarela hace años. Unos meses atrás, mirándola mientras desayunaba, se me ocurrió la idea y el resultado fue el poema que hoy quiero compartir con vosotros:

“MARINA”

¡Qué sola esta la barca

olvidada en la playa!

Nadie grita:

¡velas al viento!

Nadie ordena:

¡remos al agua!

Sol y salitre corroen

sus viejas tablas gastadas.

¡Qué sola se ve en la playa

la pobre barca varada!

De acero, los trazos

MARINA

cubren el cielo,

manchan el agua.

Blandos pelos de ardilla,

con toques de marrón,

turquesa y gualda,

iluminan la mirada.

Ni de niño, ni de hombre,

manos suaves y veloces;

ni de niño, ni de hombre,

manos sabias y sedosas,

sus tranquilas pinceladas

extienden pigmento y agua.
Acuarelas sobre papel:

¡la marina está acabada!

 

 

 

Anuncios

Si te apetece deja un comentario, a mí me gustará leerlo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s